Todo lo que necesitás para una motivación sin límites

La mayoría de nosotros sabemos que camino tomar para lograr esa meta que nos propusimos pero ¿que es lo que detiene a las personas para empezar a recorrer ese camino o bien a mantenerse en éste a lo largo del tiempo?

¡Hoy les tengo la respuesta!

Antes de dárselas necesitamos hablar de un aspecto super importante cuando hablamos de motivación:

Nuestro mindset o motivación

Esto es clave porque aquí se engloba todos tus pensamientos (tan limitantes como empoderadores), lo que asumís de tu cuerpo y de vos mismo (puedo o no puedo lograr esa meta y tus BRULES (Bullsit rules) que te has creado a través de tu vida)  y tu actitud que tenés hacia la meta y tu vida. Lo que crees que es posible, lo que crees que sos capaz de lograr y merecer.

Si para tu mente sos capaz de lograrlo, verdaderamente lo lograrás. Tu cuerpo te va a seguir, empezarás a producir hormonas que te mantendrán en esa zona y tu sistema nervioso se alineará con esa meta al punto que sentirás que tu cuerpo es tu aliado.

Si crees que necesitás más información y respaldo científico en este tema te escribí todo un blog al respecto que se llama “Tu mente es poderosa”, podés leerlo aquí: Blog tu mente es poderosa

Empecemos primero definiendo motivación lo que nos hará tener mucha más claridad.

La descripción de motivación que vamos a usar es: “impulso sostenible”.

Es importante definirlo porque hay muchas mentiras que nos hemos creído sobre la motivación, por ejemplo que para estar motivado hay que disfrutar cada paso del proceso, también creemos a veces que es algo tan sencillo como que decidirlo, decirlo y listo, pues NO! Lo más importante de la motivación es TOMAR ACCIÓN y  si no hacés algo al respecto verdaderamente no estás motivado.

Científicamente estar motivado quiere decir tomar acción, empezar hacer cosas que te acerquen a la meta.

Entonces, ¿qué elementos necesitamos para mantener este impulso sostenido a lo largo del tiempo?

Saber el porqué lo haces:

Detenéte a pensar porque verdaderamente querés ese objetivo por el cual estás trabajando. Cuando no estás tomando acción o estás estancado en lograr tu meta muchas veces es porque no tenés claro ese  why que te hace levantarte y hacer lo necesario para lograrlo.

 Energía:

Es el combustible de tu cuerpo. El cuerpo funcionará como vehículo para hacerte cumplir tu meta. Este vehículo se nutre principalmente de alimentos lleno de nutrientes en cantidades adecuadas, agua suficiente y sueño de calidad para reponer. Este es indispensable porque aunque tengás claro el why pero no tenés esa energía para realizarlo la motivación no va ser duradera.

Pequeños y simples actos:

Si esa meta que te propusiste en tu mente es muy grande no lo vas a lograr y te sentirás paralizado. Por lo que necesitás para que tu motivación sea duradera son pequeños y simples pasos. Agarrá esa meta y dividila en muchas mini metas que te harán avanzar y lograr realmente progresar día a día. Preguntate: ¿Cuál es la acción más pequeña que puedo hacer que me va a ayudar a acerarme a esa meta? Una vez que la hayas identificado vas a lograr tener ese momentum y entusiasmo necesario para continuar.

 

Y aunque no lo crean así de fácil como lo leyeron es mantenerse motivado pero, recuerden, descuidar o no detenerse a pensar en estos 3 aspectos también es la clave para el fracaso. Así que tomate el tiempo hoy y pensá en estos 3 aspectos que hacen la diferencia y te llevarán a actuar y estar cada día más cerca de tu meta y lo más importante: MANTENERLA.

 

Un abrazo,

Mari